El proceso Contergan en Alemania

El 27 de mayo de 1968 se inició en Alemania el llamado «proceso Contergan» ante el pleno de la Sala de lo Penal del Tribunal de Justicia de Aquisgrán en Alsdorf, Aquisgrán.

El procedimiento penal contra nueve empleados directivos de Grünenthal continúa siendo uno de los procedimientos más complicados en la historia legal de Alemania. Las cuestiones jurídicas y médicas relacionadas con la tragedia de la talidomida eran complejas. Fueron necesarios casi seis años y medio de investigaciones por parte de la fiscalía y la policía para recopilar material para el procedimiento judicial. El procedimiento en sí duró más de dos años y medio con 283 vistas.

El procedimiento penal fue archivado el 18 de diciembre de 1970 por un auto del Tribunal Regional de Aquisgrán. Cinco jueces independientes argumentaron detalladamente en casi 100 páginas la decisión de archivarlo. La premisa para el archivo de la causa fue que, de haber continuado el proceso, el pronunciamiento se hubiera limitado a una falta leve. El juzgado declaró lo siguiente en la primera página de la decisión final de archivarlo del pleno de la sala de lo penal del Tribunal de Justicia de Aquisgrán: «Los criterios determinantes para evaluar la culpa de los imputados no son las consecuencias de los hechos. (…) Incluso consecuencias tan graves como las malformaciones congénitas de numerosos niños, en parte con consecuencias mortales, y los graves daños en el sistema nervioso de los adultos no excluyen el archivo de la causa conforme al artículo 153 del Código de Procedimiento Penal alemán (CPP), sino que depende más bien de si la culpa de los imputados puede considerarse muy baja. Asimismo, esta culpa se debe evaluar en primer lugar teniendo en cuenta todas las circunstancias del caso, el grado en que los imputados se desvinculan del comportamiento exigido por ellos y el grado en el que esta anomalía debe ser reclamada por cada uno de ellos».

Fotografía histórica de la sala del tribunal en Aalsdorf cerca de Aachen durante la audiencia del juicio de la talidomida